>

14 de noviembre de 2012

Paraísos fiscales

Todo el mundo tiene una idea más o menos clara de lo que un paraíso fiscal significa: un lugar con una normativa fiscal que, de uno u otro modo, favorece la captación de grandes fortunas y/o radicación de empresas. ¿Cómo? Pues mediante un impuesto de sociedades reducido, facilidades para la creación o destrucción de sociedades, opacidad en cuentas bancarias, escasas preguntas acerca del origen del dinero, etc.

Lo que ya no es tan conocido, o al menos yo desconocía hasta hace nada, es que el origen de la expresión paraíso fiscal viene derivado de un error de traducción. 

Este término se emplea por primera vez en un congreso a finales de los años 30, dentro de una ponencia denominada "Delincuencia de cuello blanco" (que, al menos por el título, podría estar hoy plenamente de actualidad ;)  

El término anglosajón originalmente empleado para designar este tipo de lugares fue tax haven. Según el diccionario merrian-webster, haven en su primera acepción significa puerto o refugio. El mismo diccionario indica que puede entenderse como un lugar  que ofrece oportunidades o condiciones favorables (a place offering favorable opportunities or conditions), que encaja perfectamente en el concepto de paraíso fiscal. Por lo tanto, una traducción literal perfectamente válida podría ser "puerto o refugio fiscal".

¿De dónde proviene entonces el término paraíso? Pues todo parece indicar que se debe un error de traducción derivado de confundir haven con heaven, que significa cielo o firmamento o, en otra de sus acepciones lugar o condición de máxima felicidad (a place or condition of utmost happiness). Siguiendo en esta línea, heaven también puede entenderse como cielo desde el punto de vista de una religión. Es decir, el lugar en que se está en comunión con Dios o el lugar dónde residen las almas (a spiritual state of everlasting communion with God; a state of thought in which sin is absent and the harmony of divine Mind is manifest; the dwelling place of the Deity and the blessed dead) comúnmente denominado paraíso o paraíso celestial en castellano.

Así que parece que es de esta última acepción de dónde proviene el término paraíso fiscal que, a fin de cuentas, tampoco está tan lejos del concepto que se pretende reflejar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres opinar sobre esto? Adelante y gracias por tu partipación.