>

9 de abril de 2016

Mis lecturas: Organízate con eficacia

Organízate con Eficacia [Getting Things Done]
David Allen
Puntuación: 2 (de 5 estrellas)

Se trata de una edición revisada del libro que dio origen de la metodología de productividad personal GTD (Getting Things Done).

A pesar de estar de acuerdo con el autor en la mayor parte de las bondades de la metodología aportada, el libro en sí es difícil de leer. David Allen será muy bueno en estructurar tareas y garantizar incrementos espectaculares de productividad, pero carece del don de la claridad a la hora de explicar conceptos. Existen libros de seguidores de la metodología de GTD infinitamente más amenos, fáciles de leer y productivos para el lector. Por ejemplo el de José Miguel Bolivar, Productividad Personal: aprende a liberarte del estrés con GTD o Productividad Personal en una semana, de Jerónimo Sánchez.

El libro es denso, arduo de leer, carente de una estructura clara y fluida, podría reducirse a la mitad el número de páginas si simplemente se eliminasen las veces que el autor hace referencia a "los altos ejecutivos con los que he trabajado" para justificar ciertos aspectos, se vuelve atrás para recalcar la importancia de ciertos pasos de la metodología una vez tras otra...

Además, el libro está dirigido, según el propio autor, a los "trabajadores del conocimiento" que, invariablemente deberían de hacer un uso habitual de herramientas tecnológicas en sus quehaceres diarios. Sin embargo, y a pesar del numero número de herramientas que implementan GTD o dan soporte a partes del mismo, las referencias a ellas son nulas. Vale que la metodología pueda llevarse a cabo con lápiz y papel (y otros complementos de oficina, exhaustivamente detallados en el libro), pero al menos una referencia a ellas, con ventajas y/o inconvenientes, no estaría de más.

Por otra parte, resulta curioso que el autor plantea el libro como la definición de la metodología GTD y, a la hora de hablar de la parte de perspectiva, comenta en un par de ocasiones que no entra en más detalle porque no es el objetivo del mismo. Entiendo que si se aporta una metodología completa, deben describirse todos sus componentes. 

Sin embargo, no todo es negativo. También hay aspectos que me han gustado. Por ejemplo, los seguidores de la metodología GTD hacen especial hincapié en que hay que ser humilde y seguir al pie de la letra las directrices marcadas por David Allen en su libro. Sin embargo, me ha dado la impresión que éste es más benévolo que sus propios seguidores, otorgando mayor libertad a la hora de su puesta en práctica, dentro de unos límites, por supuesto. 

En resumen, aunque este sea el libro de referencia por tratarse del inicio de la metodología, si el interés del lector es iniciarse en GTD, hay lecturas mucho más recomendables.


Cyrano de Bergerac


A pesar de que me encanta leer, no me considero un gran aficionado a la literatura clásica y aún menos a la poesía o a los libretos de teatro. Sin embargo, uno de los pocos libros -por no decir el único- que he leído dos veces es Cyrano de Bergerac de Edmond Rostand que tiene mucho de lo uno y de lo otro.

Hoy, por casualidad, he dado con el pasaje que más me hizo reír en su momento y que, tantos años después lo ha vuelto a hacer.

Y es que, tal y como hace Cyrano, no hay nada como reírse de uno mismo para desarmar al que quiere ofendernos...

«EL VIZCONDE DE VALVERT (encogiéndose de hombros) ¡Es sólo un fanfarrón!

DE GUICHE: ¿Nadie va a responderle?

EL VIZCONDE: ¿Cómo que nadie? ¡Aguardad! He de soltarle una pulla que… (Avanza hacia Cyrano, que le observa, y plantándose delante de él con aire fatuo) Tenéis una nariz… una nariz… grandísima.

CYRANO (en tono grave): ¡Mucho!

EL VIZCONDE (riendo): ¡Ja!
CYRANO (imperturbable): ¿Y qué más?



4 de abril de 2016

Cargando código en VStudio desde ubicaciones remotas

Cargar código fuente desde una unidad de red o una carpeta compartida origina en Visual Studio una advertencia acerca de que la ubicación del proyecto no es segura. Es una peculiaridad que se viene arrastrando desde las primeras versiones de VStudio y se sigue manteniendo a día de hoy.

Puede solucionarse de diferentes formas, añadiendo a la lista de sitios de confianza la ubicación en las opciones de seguridad del navegador.

Otra opción es a través de caspol (Code Access Security Policy Tool). Basta para ello, localizarla en alguno de los directorios en los que se ubican las diferentes versiones del .NET Framework en el equipo cliente y ejecutar algo similar a lo siguiente:

C:\WINDOWS\Microsoft.NET\Framework\vn.n.nnnnn\caspol -q -machine -addgroup 1 
-url file://\\sharedFolder\* FullTrust -name "SharedFolder"