>

11 de julio de 2016

Astrofotografía: Making of


Hacía tiempo que tenía ganas de poder fotografiar parte de la Vía Láctea. Me encantan esas fotos en las que se aprecia el centro galáctico y el famoso caballo.

Pues por fin ese día ha llegado, gracias a Daniel Llamas y a Daniel Lois, de Enfoque Nocturno y su maravilloso curso intensivo de astrofotografía. Gracias a ambos por lograr además que estar tirando fotos hasta pasadas las 5 de la mañana haya sido un auténtico placer.

Empezando por el final, este es el resultado de una larga e intensa noche de fotografía

Vía Láctea

¿Y cómo se llega hasta aquí? A continuación una breve explicación y una serie de trucos que puedan ayudar a cualquiera a obtener una foto similar.



Por muy diferente que pueda parecer una fotografía nocturna, al final la base es la misma: llevar la cantidad necesaria de luz al sensor para que este pueda formar la imagen. El principal problema de la fotografía nocturna es que se hace por la noche ;) y por lo tanto la luz brilla por su ausencia.  

Pero no se trata de un problema insalvable y actuando sobre los mismos parámetros que en la fotografía tradicional se puede conseguir la luz necesaria. Estos parámetros son tres:

  1. Apertura de diafragma: para conseguir la mayor cantidad de luz posible, será necesario abrirlo al máximo que permita la cámara (f/2.8, f/3.5...)
  2. Tiempo de obturación: hay que dar el máximo posible,  pero sin pasarse, puesto que al estar en continuo movimiento las estrellas se originarían trazas en lugar de puntos fijos. Este valor máximo puede calcularse a partir de la siguiente fórmula: Tmax = 500 / DistanciaFocal_35mm (Las cámaras Canon tiene un valor ajuste de x1.6 para calcular la equivalencia a 35mm, las Nikon de x1.5; Así un objetivo Canon de 18mm equivadría a un 28.8mm en 35mm, lo que nos daría un tiempo máximo de exposición de 17,36" o, ajustando a la baja, de 15")
  3. Valor ISO: Al final será el único de los tres parámetros que no viene con valor prefijado, con lo cual será con el que podamos jugar para dar mayor o menor luminosidad a la fotografía. Al contrario de la fotografía de día, en la que se suele establecer en 100 o 200, en fotografía nocturna deberá forzarse hasta los límites que tolere nuestra percepción del ruido generado por los altos valores y, por supuesto, lo que nuestra cámara permita.

ISO 1600: Imagen sin procesado

ISO 3200: Imagen sin procesado

ISO 6400: Imagen sin procesado

Luego, con el postprocesado se pueden ajustar un poco los valores para disimular un poco el ruido o para ganar algo en cuanto a la exposición.

La noche fue larga y también dio para practicar circumpolares para representar el movimiento aparente de las estrellas entorno a la polar, pero eso quedará para otra entrada.

Y una vez logrado el objetivo de fotografíar parte de la vía láctea, el siguiente reto es lograr una panorámica completa, como la que nos hicieron a todos los miembros del curso. Sin duda, un recuerdo fantástico. Y sin duda, todo un reto pendiente...

Los participantes del curso de Astrofotografía de Paisaje en su salida nocturna a la Ermita de San Vitorio

Actualización: Y esta es mi primera panorámica :)

Mi primera panormámica de la Vía Láctea

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres opinar sobre esto? Adelante y gracias por tu partipación.