>

18 de agosto de 2016

GTD: Perspectiva

Aunque quizás lo más conocido acerca de GTD sea la gestión de las tareas, la metodología da cabida también a un concepto denominado perspectiva, centrado en la utilidad o aplicación que tienen las tareas realizadas en la consecución a medio o largo plazo de los objetivos personales.

Se definen un total de seis niveles, para los que en el libro de David Allen se hace una correspondencia con las diferentes altitudes de vuelo, como analogía a los diferentes niveles de abstracción o generalización a los que hace referencia. Estos niveles son los siguientes:

1.  Acciones actuales (Pista de Aterrizaje)

Nivel relacionado con las tareas que actualmente están registradas en el sistema, con lo que hace referencia a los compromisos adquiridos. Implica una perspectiva en horizontal de los quehaceres personales.

2.  Proyectos actuales (3.000 metros)

Nivel directamente relacionado con la revisión de los proyectos. En este caso se aporta una perspectiva vertical, indicando las tareas pendientes para la consecución de los objetivos marcados para considerar un proyecto como finalizado.

3.  Áreas de responsabilidad (6.000 metros)

Serían los ámbitos en los que se encuadran las acciones que realizamos: familia, trabajo, ocio, salud…

4.  Metas y objetivos (9.000 metros)

El sistema GTD debería también recoger los objetivos que pretenden alcanzarse a medio plazo (entorno 1 año), para orientar la realización de los proyectos hacia su consecución. Deben ser alcanzables, medibles y acotados en el tiempo para poder revisar su grado de cumplimiento.

5. Visión (12.000 metros)

Si los objetivos marcan metas a medio plazo, en el apartado de visión se marcan objetivos a largo plazo (típicamente 3-5 años)

6. Propósito y valores (15.000 metros)

El más alto de los niveles de perspectiva, recogiendo los propósitos, valores, visiones, proyectos que quieren alcanzarse a lo largo de la vida



Evidentemente, la mayor parte del tiempo transcurrirá en alguno de los dos primeros niveles, que además serán en los que se centren las revisiones diarias y semanal, pero también será  necesario y conveniente revisar  el resto de los niveles de perspectiva con la periodicidad requerida en cada caso.

Frases para recordar: Séneca

Sabias palabras de Séneca hace 2.000 años que desfortunadamente continúan siendo actuales (Jeroen Sanders, del ElCanasto)
No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho.
Séneca


16 de agosto de 2016

Perseidas 2016


Este pasado 11 de Agosto hemos salido a la búsqueda de las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo. Buscando un lugar apartado en el que la contaminación lumínica fuese escasa y en el que los niños pudiesen moverse sin problemas ni peligros acabamos en la Ermida de San Vitorio, en Aranga.


A pesar de que la Luna estaba casi llena, por lo que su luminosidad impediría ver muchas, y de que unas inoportunas nubes amenazaban con estropear la fiesta... pudimos ver bastantes perseidas y fotografiar alguna. A continuación las pruebas...



8 de agosto de 2016

Crónica fotográfica de la salida a San Cosme y Monfero


Seguimos con el vicio de la astrofotografía. Estos son parte de los resultados de la salida realizada el pasado 5 de Agosto a la Ermita de San Cosme (Guitiriz) y al Monasterio de Monfero.

Primero una foto de la hora azul, con el área metropolitana de A Coruña al fondo.



En las siguientes imágenes, el centro galáctico, con la silueta, más o menos perceptible, del caballo.





5 de agosto de 2016

GTD y la Planificación natural

Cuando un concepto es capturado, rara vez se corresponde con una acción que pueda ser gestionado con una única tarea, sino más bien requerirá un conjunto de ellas, formándose de esta forma un proyecto.

Dentro de GTD se establece también una secuencia de pasos a seguir cuando se da esta situación, denominada planificación natural. Esta planificación natural hace referencia a los pasos a seguir para alcanzar el objetivo del proyecto definido, nunca a una planificación temporal de los mismos.
Los pasos recogidos dentro de este proceso son los siguientes:


1.       Definición de objetivos

Responde a la pregunta… ¿Qué es lo que se pretende alcanzar con la realización del proyecto que se está comenzando a planificar?


2.       Visualización de resultados

A la hora de planificar un proyecto, suele dar buenos a la hora de refinar la definición y tareas del mismo visualizar la consecución de los resultados marcados como objetivos.


3.       Brainstorming

Comenzar a generar ideas, más o menos disparatadas, que se ocurran en relación al proyecto que se está planificando. Es importante no profundizar en las mismas, sólo capturar conceptos generales que luego serán procesados y, alguno de ellos, probablemente descartados.


4.       Organización

Una vez generadas las ideas, es el momento de organizarlas. En este punto se deberán de identificar, clasificar sus componentes o contextos, establecer prioridades o secuencias de realización, determinar qué puede delegarse y qué no, identificar de posibles subproyectos, etc.

En este punto puede ser de utilidad el uso de mapas mentales para ver fácilmente de manera gráfica la interrelación entre ellos.


5.       Identificación de próximas acciones

Por último, será necesario identificar cuáles de todas las acciones generadas pueden ser llevadas a la práctica de forma inmediata.


Afortunadamente, según David Allen, el 80% de los proyectos tan sólo requieren una lista de resultados y próximas acciones. Aproximadamente otro 15% precisa algún tipo de tormenta de ideas y tan sólo el 5% restante requiere aplicar los cinco pasos de la Planificación Natural.