>

27 de diciembre de 2016

Fotografiando gotas de agua


Hacer fotografía nocturna está muy bien... pero a veces no apetece salir al duro frío y apetece más quedarse al calorcito de casa.

¿Qué podemos hacer si aún así nos apetece darle al obturador de la cámara? Una buena opción puede ser fotografiar gotas de agua. Rápido, fácil y divertido. El resultado podrá variar, pero pueden obtenerse imágenes similares a la siguiente:

Fotografiando gotas...

¿Qué es lo que hay que hacer? A continuación los pasos básicos...


En primer lugar se necesita localizar el lugar de operaciones. No tiene porque mojarse nada, pero por si acaso, mejor hacer las pruebas en el fregadero de la cocina o en los baños. Así minimizamos riesgos.

Una vez localizado el lugar es necesaria su preparación. El esquema se muestra en la siguiente figura, siendo nuestro sujeto un plato/cubo/cuenco... sobre el que dejaremos caer las gotas de agua.

Generado con Power Online Lighting Diagram Creator
www.lightingdiagrams.com

A la hora de preparar el escenario hay que tener en cuenta varias cosas:
  • Sobre el recipiente en el que vayamos a generar las gotas será necesario colocar nuestra fuente de agua. Yo he colgado una bolsa llena de agua de uno de los tiradores de las puertas de los muebles, pero cualquier otra opción puede ser igual de buena. Esta bolsa debe permanecer lo más estática posible para garantizar que las gotas caigan siempre en el mismo lugar y tener de esa forma un enfoque lo más preciso posible. Cuando estemos listos para disparar haremos un pequeño agujero a la bolsa para que empiece a gotear el agua sobre el recipiente.
  • Detrás del recipiente debe colocarse una cartulina u objeto similar a modo de fondo y sobre el que será necesario hacer rebotar la luz del flash (a la derecha en el esquema). En este caso, el flash está ubicado en un lateral de la escena pero cualquier otra configuración, incluso la ausencia del flash si la iluminación es suficiente, podría ser válida. También puede jugarse con linternas y/o reflectores de luz para generar ambientes distintos.

Es cuestión de hacer pruebas, pero cuanta más superficie y más profundidad tenga el recipiente sobre el que generemos las gotas  mejor a la hora de obtener mayor ondulación del agua y altura en las gotas que se originen.

Una vez preparado el escenario, hay que configurar la cámara.  En este caso habrá que prestar atención a los siguientes aspectos:
  • La cámara debe ubicarse, preferiblemente en un trípode, en un plano ligeramente superior a la cubeta. Para establecer el punto de enfoque puede colocarse un objeto con un lápiz, cubierto, etc... en el lugar en el que comiencen a caer las gotas. Una vez fijado el foco sobre este objeto, se pasa el objetivo a la posición de enfoque manual para no perder el enfoque entre toma y toma.
  • Si utilizas el trípode, para evitar problemas, no te olvides de desactivar la estabilización de la imagen si tu objetivo tiene esta opción.
  • La distancia focal dependerá también del recipiente, si queremos sacar más o menos fondo. Será cuestión de ir probando. En mi caso concreto empleé un objetivo fijo de 50mm porque era el que mayor nitidez de imagen suele ofrecer, así que no tuve que hacer muchas pruebas.
  • Como apertura de diafragma puede emplearse el valor dulce de nuestro objetivo o ir jugando con este parámetro para adecuar la profundidad de campo a lo que queramos conseguir. En mi caso, como buscaba un fondo difuminado, empleé un f/1.8.
  • En cuanto al tiempo de obturación, éste ha de ser lo suficientemente pequeño para permitir captar la gota sin estelas o sin que la imagen salga movida. Un valor de referencia puede ser emplear 1/160 o menos, dependiendo del valor que se use de apertura de diafragma. Nuevamente, será cuestión de probar en cada caso concreto.
  • Valor ISO, lo más bajo posible para no generar ruido en la imagen (en mi caso ISO 100).

Ahora sólo es cuestión de agujerear la bolsa para que comiencen a caer las gotas... e ir ajustando a ojímetro el momento óptimo para disparar (idealmente con un disparador remoto para que las fotos no salgan trepidadas).

Cambiando el tipo de fondo y el esquema de iluminación el resultado final variará, así que las opciones son muchas, casi tantas como el tipo de imágenes que pueden resultar 😉






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres opinar sobre esto? Adelante y gracias por tu partipación.